ENTREVISTAS


 

Entrevista con Demian Ernesto, autor de La lección de Steiner
(Ediciones Digitales Punto de Partida, 2019)
 



El autor es estudiante de la maestría en Estudios Políticos y Sociales. La lección de Steiner, su primer libro de ensayos, fue premiado por demostrar el dominio de una materia y dinamismo para expresar ideas, así como por alejarse de los tonos estrictamente académicos y tratar, con ingenio, temas de naturaleza teórica.

Entrevista con Jaime Tzompantzi,
autor de Milagro 401. Poemas 2037-1978
(Ediciones Digitales Punto de Partida, 2019)
 



El autor es estudiante de la licenciatura en Lengua y Literatura Hispánicas. Milagro 401. Poemas 2037-1978, su tercer libro, demuestra que la anti poesía practicada por autores de la talla de Nicanor Parra y Gerardo Deniz goza de cabal salud en México, y que lo cotidiano es también materia poética. Tuitea en @selfiesconfruta

Entrevista con Daniel M. Olivera,
autor de El pueblo negro y otros relatos de lo grotesco
(Ediciones Digitales Punto de Partida, 2019)
 



El autor es estudiante de la maestría en Filosofía de la Ciencia. El pueblo negro y otros relatos de lo grotesco, su primer libro de cuentos, se aventura en el terreno del horror heredado de autores como Edgar Allan Poe y H.P. Lovecraft.

Entrevista con Emiliano Trujillo González, autora de Alguien encendió un fósforo
(Ediciones Digitales Punto de Partida, 2019)
 



El autor es estudiante de la licenciatura en Estudios Latinoamericanos. Alguien encendió un fósforo, su primer libro de cuentos, fue premiado por su diversidad temática y por su estilo narrativo bien cimentado, así como la capacidad del autor para enlazar los cuentos a través de hilos sutiles que el lector descubre conforme avanza en la lectura.

Entrevista con Esmeralda Ríos, autora de Réquiem para un pez escarlata
(Ediciones Digitales Punto de Partida, 2019)
 



Esmeralda Ríos es estudiante de la maestría en Diseño y Comunicación Visual y autora de Réquiem para un pez escarlata. El jurado de #EdPunto2019 premió esta novela al considerar que Esmeralda Ríos había demostrado una gran pericia narrativa para construir atmósferas, sentimientos y personajes, y que el entramado de su libro —construido de manera sutil— envolvía al lector con destreza.