COEDICIONES


altEl castillo de cena y tres textos más de Bernard Nöel
(Dirección de Literatura, UNAM/vanillaplanifolia, 2015)

 

 

La publicación de este libro en Francia en 1969, bajo el sonoro seudónimo de Urbain d´Orlhac, fue un suceso literario inmediatamente reconocido como uno de los más finos trabajos del erotismo literario francés comparado con la Historia del ojo de Georges Bataille o la Historia de O de Pauline Réage. Nöel hace del relato un intenso rito de iniciación sexual que ocurre en una misteriosa y remota isla. Escogido como amante de la Luna, el héroe emprende un viaje dantesco a través de niveles sucesivos de dolor y éxtasis. El clímax del libro es un beatífico rito de purificación sexual en el Castillo de la comunión, que es descrito en un lenguaje poético crudo y casi místico. La intensidad del libro demuestra su método de composición: dictado en una grabadora y terminado en tan solo tres semanas, fue escrito como una respuesta parcial a las atrocidades cometidas por las autoridades francesas en Argelia.
 

Decenio de José Ramón Enríquez
(Dirección de Literatura, UNAM/Ediciones Sin Nombre, 2015)

 

 

Para José Ramón Enríquez la voz como vehículo del texto es un elemento fundamental en la poesía. Esto sin duda le viene de su vocación como autor teatral, pero el poeta –a diferencia del dramaturgo- busca oírse en el texto, no a través de un actor y una puesta en escena, sino en la página misma ya como sonoridad y canto; canto que es a la vez excepción y cotidianidad, universo de vivencias, lecturas, aconteceres tamizados por la memoria y la escritura. Poeta heterodoxo entre los autores de su generación en México, su tono se hace presente en este libro, madurado lentamente. Decenio, con sus temas habituales, con un timbre a la vez testimonial y reflexivo, religioso y subrayadamente humano, a la manera casi de un diario existencial confirma a su autor como imprescindible en la actual lírica mexicana.
 

Pozos de José Ramón Ruisánchez
(Dirección de Literatura, UNAM/Ediciones Era, 2015)

 

Pozos es un libro híbrido, a medio camino entre el ensayo y la crónica, entre el cuaderno de apuntes y el relato de ficción. Constituye un recorrido intelectual a través de las obsesiones surgidas de las lecturas del autor, al mismo tiempo que una profunda exploración de sus recuerdos personales, sus primeros acercamientos al ejercicio de la literatura, su descubrimiento de la belleza.

 

De la excavación de la ciudad de Pompeya en el siglo XVIII, a la omnipresencia del Facebook en la época actual, del pensamiento de Diderot al de Benjamin y Žižek pasando por Flaubert y Freud, la línea argumental de Pozos se interna en los reductos menos explorados de la cultura occidental, hace un alto en la obra de algunos pintores, toca teorías psicoanalíticas, filosóficas, estéticas, para desembocar en aquellos pasajes autobiográficos donde literatura y existencia se entremezclan hasta volverse una sola y marcarnos un camino inédito, luminoso.
 

La sangre del cielo de Piotr Rawicz

(Dirección de Literatura, UNAM / vanillaplanifolia, México, 2014)

 

“Este libro no es un documento histórico”, dice Piotr Rawicz acerca de su única novela. “Los eventos relatados podrían surgir en cualquier lugar y en cualquier momento en el alma de cualquier hombre, planeta, mineral”, insiste el autor quien, no obstante, comparte con el protagonista la experiencia de la persecución nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

 

El relato se construye a partir de un manuscrito autobiográfico que un narrador comenta con un interlocutor (indefinido) en un café del París de posguerra. La acción por sí sola podría constituir el eje de una violenta y bien nutrida trama policiaca, escenas insondables, diálogos inteligentes, personajes originales que retoman rasgos de leyendas y cuentos de la tradición judía.

 

Las terrazas de Orsol de Mohammed Dib

(Dirección de Literatura, UNAM / vanillaplanifolia, México, 2014)

 

Al llegar a Jarbher, ciudad imaginaria que supone lejanía y simboliza, en última instancia, el exilio, el protagonista busca explicaciones acerca de los misterios del lugar al que ha sido enviado. Ahí, la belleza lo invade todo y oculta aspectos de lo humano que de tan sórdidos, sus habitantes soslayan. El personaje intenta comprender esa sordidez, pero no encuentra eco. Y entonces al relato no le queda más que seguir el flujo de su pensamiento, unas veces pausado y poético, y otras vertiginoso. La tensión de este (casi) monólogo teje alrededor de la incógnita constante, mientras que los acontecimientos sirven de pretexto para continuar con una reflexión ontológica en torno al desamor, el amor, la distancia, la extranjería, la enfermedad, el dolor, la soledad, la violencia y el misterio inmanente de la vida.

 

Los transparentes de Ondjaki
(Dirección de Literatura, UNAM/Almadía, 2014)

 

Los protagonistas de esta novela son personas sencillas, comparten afectos y recuerdos, y buscan su sobrevivencia en el día a día del África actual. Algunos viven en un edificio del centro de Luanda: Xilisbaba, Odonato, MaríaConFuerza, Amarillita, Edu. A otros, sus rutinas los conducen a ese lugar para afrontar un instante de violencia o comunión: el Ciego, el VendedorDeConchas, el Ministro, los inspectores EstaVez y LaOtra. La destartalada construcción se vuelve así el centro emocional y narrativo de Los transparentes, que late al ritmo de una escritura poderosa. Esta novela obtuvo el Premio José Saramago 2013 y es una obra de madurez en la carrera literaria de Ondjaki. La vida se revela y se transforma en cada página, el lenguaje estalla y nos envuelve, la trama crece en intensidad y se multiplica para retratar el intrincado tejido de una ciudad cercada por el progreso, a la que le urge reinventarse. Historias íntimas y colectivas, conflictos familiares y enredos urbanos, la miseria de los barrios del centro y el lujo de los enclaves oficiales. 

Música y poesía de Jorge Fondebrider
(Dirección de Literatura, UNAM/DGP, Conaculta, 2014)

 

Darío Jaramillo Agudelo escribe: “Lo primero que le sucede al lector de Música y poesía es quedar abrumado por las toneladas de informaciones, datos, chismes, juicios y opiniones. Estamos ante un apasionado, un irredento apasionado que lo sabe todo, que lo sabe con verdadero saber pero, y sobre todo, con auténtico sabor. De música, sí, de todas las músicas o de las que dominaría un conocedor. De la clásica al rock, de las músicas folklóricas al jazz, sin disimular su interés por toda clase de rarezas refinadas. Y lo cuenta como lo contaría un apasionado que, además, es poeta, es decir, alguien que sabe regular su pasión, contenerla, volverla palabras y encantar con ellas. Un viaje, una aventura a territorios que creíamos ya explorados y que Jorge Fondebrider presenta desde nuevos ángulos, una excursión por tierras desconocidas de la música, por sonidos sofisticados y ocultos que nos descubre en este formidable Música y poesía. Una invitación al goce, al placer inigualable de una buena melodía.”

Qué clase de tiempos son éstos (1950-2012) de Adrienne Rich
(Dirección de Literatura, UNAM Ediciones El Tucán de Virginia; coordinación y selección de Eva Cruz)

 

El cambio –la voluntad de cambio- fue la constante en la larga carrera de Adrienne Rich como mujer, poeta e intelectual. Reconocida ampliamente por su doble condición de escritora y activista, Adrienne Rich hizo de su poesía un vehículo no sólo para transformar las formas y los temas de la poesía escrita por mujeres, sino para expresar la necesidad de cambiar las condiciones de injusticia, violencia, discriminación y pobreza en el mundo convulso que le tocó vivir a lo largo de ocho décadas. Su primera colección, A Change of World (1951) fue elegida por W.H. Auden para recibir el Yale Series of Younger Poets Award y mereció un prólogo escrito por él donde elogiaba la maestría de su poesía formal.  A mediados de los 70 y principios de los 80, Rich, de acuerdo con la compiladora Eva Cruz, “se embarca en la búsqueda de un lenguaje propio, común a las mujeres y quizás, por extensión, a todos los seres humanos por igual.

Los días que no se nombran (antología personal) de José Emilio Pacheco
(Dirección de Literatura, UNAM/El Colegio Nacional/Ediciones Era, 2014)

 

En esta antología generosa prologada por Jorge Fernández Granados, están todos los registros de nuestro gran poeta, del que vivió siempre desde la literatura: el poema brevísimo de un solo verso y los poemas en prosa, sus trabajos tempranos y los últimos que dio a la imprenta; al leerlo junto, siempre encontramos su voz y siempre nos encontramos gracias a esa voz. El libro incluye poemas de: El reposo del fuego, No me preguntes cómo pasa el tiempo, Los elementos de la noche, Irás y no volverás, Islas a la deriva, Desde entonces, Los trabajos del mar, Miro la tierra [1984-1986], Ciudad de la memoria [1986-1989], El silencio de la luna [1985-1996], La arena errante [1992-1998], Siglo pasado (Desenlace) [1999-2000], La edad de las tinieblas [2002-2009], Como la lluvia [2001-2008].

 

A tiro de piedra de Daniel Téllez
(Dirección de Literatura, UNAM/bonobos, 2014)

 

Los poemas que Daniel Téllez nos presenta en A tiro de piedra son, entre otras cosas, y en más de un sentido, enigmas. Enigmas cuyas claves lo mismo se hallan en su biografía que en la sociedad que le ha tocado vivir; en la poesía que admira, en los recovecos de la historia o en los arcanos lexicográficos de los diccionarios. Sólo que en una época desencantada desde hace mucho con las grandes verdades evidentes, a las que ha terminado por darles la espalda, se solaza hoy en día en las pequeñas capillas de culto –son pocos los lectores que pueden compartir los guiños y complicidades que van cifrados en tantos poemas, y que aluden al trabajo de otros poetas, señalados artífices de enigmas (Lezama Lima, Vallejo, Deniz, Zurita)- o en las pequeñas y vulgares verdades evidentes para quien vive al tanto de los medios. Verdades que aparecen en los poemas de Téllez y que muchos lectores –sobre todo mexicanos- podrán reconocer como parte de su Waste Land colectiva y personal: se suponía que nos habíamos ganado a pulso / un futuro de clase media / pero la época infatuada se volvió grotesca de repente / y nuestros disfrutables objetos de consumo / conformaron la tenebrosa pesadilla / la belle époque de nuestro cuerno de la abundancia/.

Hoy de Juan Gelman
(Dirección de Literatura, UNAM/Ediciones Era, 2014)

 

El poeta Jorge Boccanera escribe acerca de Hoy de Juan Gelman: “Es una muestra acabada, en pulidas joyas diminutas, de sus viajes posibles hacia el sí mismo y los otros; un único y extenso poema sobre el tránsito y las mediaciones entre el abandono y el deseo, lo que se diluye y lo que se corporiza, lo que se marchita y lo que arde. En Hoy las pérdidas siguen hablando, clamando desde el vacío y la memoria en poemas breves donde refulge una vez más el gesto paradojal” (Revista La Otra). Antes de morir, Juan Gelman dejó dos libros listos para ser publicados: Hoy, que presentó en la Argentina, y amaramara. La edición mexicana de Hoy coeditada por la Dirección de Literatura, UNAM y Ediciones Era incluye poemas inéditos que no se encuentran en la edición que se presentó en la Argentina.

 

altEmma de Francisco Hinojosa
(Dirección de Literatura, UNAM/Almadía, 2014)

 

Desde la muerte de sus padres, la joven Emma de Brantôme vive de arrimada en la casa de sus tíos, los du Barry, quienes practican con ella el repertorio completo del bullying familiar. Un día, Emma recibe una carta de la misteriosa Escuela Bataille, donde la dirección le comunica que debe reclamar las herencias que sus padres le dejaron: a) una inscripción para que curse estudios en tan noble institución; b) una apetecible cantidad de dinero; y c) el prestigio de ser la hija de las más grandes estrellas y empresarios del sexo de nuestro tiempo: Sylvie y Louis-Ferdinand de Brantôme, la pareja de más éxito en la industria mundial del cine porno. La joven emprenderá así una aventura donde las pruebas más difíciles no vendrán de las cátedras de introducción al coito y striptease, sino de la leyenda de su apellido, de desconocidos enemigos mortales, y de ser el objeto del deseo de todo el alumnado.

Fianchetto. El ajedrez como una de las bellas artes de Hugo Vargas
(Dirección de Literatura, UNAM/Ediciones Sin Nombre, 2013)

 

Hugo Vargas es editor, periodista y escritor, y –como se dará cuenta el lector de este libro- aficionado al ajedrez. Quienes compartan esa afición reconocerán en el término que da título al libro –Fianchetto- el nombre de un estilo de juego del alfil. Originalmente en italiano la palabra significa pequeño flanco y permite el juego en la gran diagonal de los alfiles. Hugo Vargas juega en sus crónicas y ensayos con esa idea: el recorrido diagonal que le permite pasar del análisis de una obra, del recuerdo de un personaje o de la lectura de un texto al ajedrez como “sistema de pensamiento”. El juego de los escaques ha sido practicado por mentes muy brillantes, cercanas a la locura –recuerden a Bobby Fischer- pero también por grandes creadores que hacen de su afición una “paralela diagonal”. Esos creadores, de Marcel Duchamp a Juan José Arreola, cruzan por el tablero de la página como un alfil defendiendo a su rey.
 

Yegua nocturna corriendo en un prado de luz absoluta de María Baranda
(Dirección de Literatura, UNAM/Ediciones Sin Nombre, 2013)

María Baranda hace en este libro un ejercicio de enorme transparencia, pero como toda transparencia que aspira a ser absoluta –como señalan las rotundas palabras luz absoluta en el título-, se tiñe de más luz, no necesariamente se oscurece (ciega) en esa luminosidad que al lector le puede deslumbrar y llevar a cerrar los ojos. Pero debe mantenerlos abiertos –los oídos-, a la velocidad y concentración de ese verso en el que la autora de Narrar lleva todavía más al extremo la identificación del tránsito -¿tiempo, espacio?- con el pensamiento. Pero nada más lejano de un cartesiano aséptico: aquí la iluminación es también desolación. Por eso el epígrafe de sor Juana, “El mundo iluminado y yo despierta” describe tan bien esa “lucidez alucinada”, la que se da justamente en el amor como desamor. Yegua nocturna corriendo en un prado de luz absoluta es, justamente, no cerrar los ojos.


 

El viaje y los sueños, un ensayo vagabundo de Jorge Bustamante García (Dirección de Literatura, UNAM / Ediciones Sin Nombre, 2013)

 

Sergio Pitol, uno de los maestros de la narrativa de fines del siglo XX y principios del XXI ha sido también un traductor notable y un voraz lector de literaturas en otras lenguas. Los frutos de su interés y curiosidad los ha dado a conocer en español y los lectores en esa lengua tenemos una deuda impagable con él. Una parte de ella la asume Jorge Bustamante García –poeta y traductor del ruso, colombiano de nacimiento y mexicano por elección, es autor también, entre otros libros, de Literatura rusa de fin de siglo- al escribir El viaje y los sueños, ensayo sobre la lectura de la presencia rusa en Pitol y entre nosotros a partir de una peculiar forma peripatética del pensamiento –eso quiere sugerir al subtitular el libro Un ensayo vagabundo- en donde el azar y el diálogo, la pasión lectora y la admiración por la obra del narrador veracruzano crean un fascinante retrato de la lectura creadora.

 

 

Guadalupe Dueñas: Después del silencio
(Tecnológico de Monterrey/Universidad Iberoamericana/Dirección
de Literatura, UNAM/Universidad Autónoma del Estado de México/
Conaculta, introducción: Maricruz Castro y Laura López Morales (editoras),
colección Desbordar el canon, 2010)

 

Desde 2006, el Taller de Teoría y Crítica Literarias Diana Morán promueve la colección Desbordar el canon. Escritoras mexicanas del siglo XX, cuyo objetivo es analizar la producción de autoras que, a pesar de ser reconocidas en el ámbito académico nacional e internacional, se localizan en el margen del consumo del público lector y del análisis de los especialistas, al ser sus textos casi inaccesibles o de insuficiente distribución, su estudio poco difundido y casi siempre acotado a temáticas y géneros literarios muy específicos. Guadalupe Dueñas: Después del silencio está integrado por textos y ensayos de Miguel Sabido, Ruth Levy, Laura Cázares, Gloria Prado, Aurora Piñeiro, Maricruz Castro y Laura López Morales, entre otras autoras; contiene, además, un “Soneto a Lupita Dueñas”, de José Emilio Pacheco, y fragmentos de Memorias de una espera, mecanuscrito depositado en el Fondo Reservado de la Biblioteca Nacional y reproducido con anuencia  de la Dirección de Literatura, Difusión Cultural, UNAM.

 

 

la-antartica-labatut.jpgLibro de cuentos del chileno Benjamín Labatut ganador del Tercer Virtuality Literario Caza de Letras 2009
(Dirección de Literatura, UNAM/Alfaguara, 2010)

Benjamín Labatut participó en el Tercer Virtuality Literario Caza de Letras 2009, convocado por la Dirección  de Literatura de la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM, con el seudónimo de Aloysus Acker, del que resultó ganador. El jurado, integrado por los escritores Alberto Chimal, Guadalupe Nettel y Martín Solares, puntualizó en el blog del certamen:

“Nuestros votos han sido, de manera unánime, para Aloysus Acker y La Antártica empieza aquí. Además de sus aciertos como creador de tramas y anécdotas interesantes, sus personajes y escenarios han demostrado ser memorables: cuando menos, nos han acompañado a lo largo de estas siete semanas y este otro efecto de su prosa puede y debe ser tenido en cuenta. Además, hay que elogiar la cuidadosa construcción de mundos inventados, en los que se adivina siempre una plenitud mayor que la inmediatamente perceptible: cada cuento propone numerosas conexiones entre acontecimientos y personajes pero, al dejarlas siempre parcialmente en la sombra, logra que den una idea de enormidad, de gran resonancia y muchas implicaciones”. En el Tercer Virtuality Literario Caza de Letras celebrado en 2009, se recibieron  192 libros de cuentos y concursaron doce escritores. Benjamín Labatut también se hizo acreedor a $100, 000.00 M.N. pesos mexicanos.

de-la-torre.jpg Sociedad Anónima de Mónica de la Torre
(Bonobos / Dirección de Literatura, UNAM, 2010)

El escritor Heriberto Yépez opina sobre Mónica de la Torre:

“Poeta. Traductora. Post-mexicana. Satírica. Experimental. Gusta de codificar. Cruzar referencias. Micro-aclimatarse. ¿Post-poética?

Antipoeta. Auto-traductora. Post-norteamericana. Satúrnica. Posmoderna. Gusta de descodificar. Encriptar referencias. Transnacionalizarse. ¿Post-prosaica?

Hay libros que son dos. Uno en México. Otro en Estados Unidos.

Otros son tres contando al lector. Sociedad Anónima de Mónica de la Torre es el cuarto libro de la trilogía anterior.

 

lopez-pura.jpgUna y fugaz de Pura López Colomé
(Bonobos / Dirección de Literatura, UNAM, 2010)

Dueña de una capacidad intuitiva por demás inquietante, Pura López Colomé nos entrega en Una y fugaz una inusual y personalísima visión del mundo y sus acontecimientos, cuya precisión de miras le permite prever y reconocerlos únicos y cambiantes, tanto en su esencia como en sus despropósitos. Y es que más allá de esa consecuente urgencia por desocultar aquello que se adscribe a la anterioridad o a lo latente, su escritura indaga, sobre todo, en ese devenir secreto pero vital que le confiere genuino sentido a lo que permanece velado, balbuceante y siempre en espera de ser nombrado.

 

lizalde.jpgAlmanaque de cuentos y ficciones (1955-2005) de Eduardo Lizalde
(Era / Dirección de Literatura, UNAM, 2010)

A más de cincuenta años de la publicación de su extraordinario relato “La cámara”, una obra maestra de sorprendente actualidad, Eduardo Lizalde reúne aquí toda su producción cuentística: dos volúmenes previos y algunos inéditos. Uno de nuestros mayores poetas, dueño de una voz poderosísima que desde sus primeros libros se presenta con una madurez notable, Lizalde explora en los relatos reunidos aquí desde el realismo más extremo hasta la fábula, de la narración filosófica al juego, la ironía o la parodia. Su prosa afilada y versátil sirve lo mismo a la descripción aterradora y veraz de una deriva hacia la locura, a la disquisición erudita o la caricatura política, al humor distanciado del cuento-ensayo y la reseña-ficción, que a la crueldad minuciosa y elegante de su maravilloso “Manual de flora fantástica”: siempre con la aparente sencillez, la enorme fuerza y la violencia exacta que habitan también su poesía.